Vídeo de los resultados de la encuesta: https://d1nn1beycom2nr.cloudfront.net/uploads/user/KKBFIkBvQrd892DWkbr1ii8g/thumbs/1592947828632c609259c789.83743321.jpg La patronal apunta que los efectos de la crisis energética se podrán empezar a notar a partir del primer trimestre del 2023 en pérdida de tejido productivo y puestos de trabajo. Barcelona, 22 de septiembre de 2022. El presidente de PIMEC, Antoni Cañete, ha pedido hoy la “intervención inmediata del mercado energético por no poner la viabilidad en riesgo del 50% de las pequeñas y medianas empresas de Cataluña”. Lo ha hecho durante la presentación de los resultados de la encuesta ‘El impacto de la crisis energética a las pymes’, que también ha contado con la participación de Joan Vila, presidente de la Comisión de Energía, y Moisés Bonal, responsable de estudios de PIMEC. Los datos de la encuesta constatan que, por una cuarta parte de las empresas, el pesodel gasto energético sobre los ingresos actualmente es del 15% o más, mientras que a 2021 era del 5,8%, y por tanto, se triplica. Teniendo en cuenta el incremento del peso que supone ahora el gasto energético sobre los ingresos, y el margen de las pymes, la mitad de pymes catalanas están en riesgo de entrar en pérdidas y “estos efectos se pueden empezar a notar a partir del primer trimestre del 2023”, según ha señalado el presidente de la Comisión de Energía. Si el precio de la energía continúa esta tendencia ascendente, un 25% de las empresas ve comprometida su actividad y esto puede poner en riesgo 480.000 puestos de trabajo. En relación con el aumento de precios, solo la mitad de las empresas repercute el encarecimiento de la energía en su producto final, con un efecto de aumento en el IPC, y el 42,3% no lo puede hacer por las condiciones de mercado. En este sentido, la demora en la toma de decisiones en política energética está produciendo que el impacto transitorio al incremento del IPC por el contexto internacional se convierta en más estructural, con efectos sobre la capa subyacente que costarán más de reconducir. En este aspecto, Cañete ha recalcado que “el incremento del IPC y del coste de la energía, impacta en los hogares y personas trabajadoras, pero también en la viabilidad de nuestras empresas, aspecto relevante a la hora de buscar soluciones en la espiral inflacionaria”. El presidente de PIMEC, también ha explicado que “del mismo modo que la pandemia aceleró la transformación digital de las pymes, constatamos que las pequeñas y medianas empresas manifiestan su apuesta decidida por la transición energética”. Concretamente, el 80% de las empresas han llevado a cabo actuaciones para reducir el consumo energético, a pesar de que la mayoría de estas de bajo impacto, como por ejemplo la iluminación LED. En este sentido, el presidente de PIMEC, exige “políticas urgentes que incentiven y faciliten la transición energética, poniendo el foco de los Fondos Next Generation, como una de las palancas clave para producir este cambio”. El presidente de la Comisión de Energía, Joan Vila, ha dejado patente que “con la lenta y progresiva recuperación de los envíos por mar se puede visualizar que en los próximos doce meses el transporte global se normalizará, hecho que hará caer nuevamente los precios a niveles anteriores a la primavera de 2021. Por lo tanto, si los precios de la energía a Europa continúan en la dinámica actual, las empresas manufactureras europeas no podrán competir con los productos fabricados en otras regiones del mundo”. Ante esto, el presidente de la patronal, Antoni Cañet, también ha anunciado que PIMEC hará una petición a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que amplíe el arancel europeo de carbono a la frontera a partir de 2023 a otros sectores. “Solo así será posible poder competir con los mercados asiáticos y, por lo tanto, no destruir tejido europeo”, ha señalado Cañete.